Comunica Group
Comunica Group
Long-Standing Experience supporting formal IT Businesses

El reconocimiento facial

Cada vez estamos más acostumbrados a utilizar nuestro rostro para interactuar con un dispositivo digital y realizar una acción, reconocimiento facial está de moda, pero más allá de las aplicaciones enfocadas al ocio (y en su mayoría muy poco seguras) de las que ya hemos hablado en nuestro blog como es el caso de FaceApp , la biometría facial ofrece muchas posibilidades en diversos obstáculos. 
Hoy te mostramos algunos ejemplos de situaciones en las que utilizarás el reconocimiento facial de forma habitual.
 ¿Quieres saber cuales son?
 ¡Sigue leyendo!

Pagos en comercios y dispositivos

El dinero en formato físico (tanto efectivo como tarjeta) tiene sus días contados. Cada vez más personas pasan por las cajas de los dispositivos sin necesidad de sacar la cartera, tan solo usando el móvil. Sin embargo, pronto podremos disfrutar de un nuevo método de pago que nos evitará hacer colas a la hora de comprar en un comercio: el reconocimiento facial . De hecho, esta forma de pago es una realidad en China; sin embargo, en nuestro país ya están teniendo problemas con algunos proyectos piloto en Madrid y Barcelona usando la tecnología biométrica facial en el sector de la restauración, donde los usuarios pueden pedir un café y pagarlo usando su rostro, de forma rápida, eficaz y segura  

Embarque en aeropuertos

¿Te imaginas llegar al aeropuerto, ahorrar las tediosas colas para acceder a la zona de embarque y subirte directamente al avión? Son muchos los países que ya han implantado sistemas de reconocimiento facial biométrico en sus aeropuertos, los pasajeros una mejor experiencia de usuario y una mayor seguridad. En España, Aena puso en marcha hace unos meses un sistema de reconocimiento facial en el aeropuerto de Menorca y es muy posible que pronto comience a extenderse a otros aeropuertos nacionales. ¡Tu rostro será tu propio pasaporte!  

Control de acceso en el trabajo

La clásica tarjeta de empleado para fichar muy pronto quedará obsoleta. Y es que las nuevas tecnologías biométricas están comenzando a implantarse en las empresas y compañías como método seguro de control de acceso a los puestos de trabajo. El sistema de reconocimiento facial ofrece a los trabajadores rápidamente y eficacia a la hora de fichar ya su vez evita la suplantación de identidad o alteraciones en el control de los accesos, ya que nadie puede reemplazar el rostro de otra persona. Esta tecnología resulta muy útil para las compañías, más teniendo en cuenta que el pasado 12 de mayo de 2019 entró en vigor una norma que obliga a las empresas a llevar a cabo un registro diario del horario   concreto de inicio y finalización de la jornada laboral de sus trabajadores. Además, el reconocimiento facial biométrico también favorece la sostenibilidad, dejando a un lado el papel y el plástico de las tarjetas de identificación tradicionales.

Pagos en transporte público

Todos hemos sido testigos, e incluso vivido, diferentes situaciones a la hora de acceso al transporte público: desde no encontrar el boleto en el momento de validarlo hasta no poder subir a un autobús por no llevar dinero suelto o, por el contrario, contar con un billete de un valor demasiado alto como para que el conductor pueda devolver el cambio. Esto genera retrasos y colas en el servicio y un consecuente masculino en los usuarios del transporte público. Es por eso por lo que la biometría facial se presenta como una solución efectiva a la hora de realizar este tipo de pagos.En Madrid, la EMT (Empresa Municipal de Transportes de Madrid) ya ha puesto en circulación dos autobuses para testar un proyecto piloto en el que los viajeros validan su billete mediante   La tecnología de reconocimiento facial y, por ahora, los resultados están siendo positivos, por lo que se espera que este método pronto comienza a expandirse a otras líneas y también a otras ciudades.

Estos son solo algunos ejemplos de cómo el reconocimiento facial biométrico está comenzando a integrarse en nuestra sociedad actual y muy pronto formará parte de nuestro día al día.